457
Views

Kndelah. Cantante de rap, actor, actriz, compositor. Toda esta onda del arte ¿de dónde te nace?

Yo creo que de muy chiquito, vos sabés. Cuando tenía ocho años ya cantaba canciones en el living de mi casa, así de las novelas que me gustaba ver y desde ahí como ese afán de expresar algo, de expresarme. Siempre fui una persona con mucha energía, muy activa. Cuando era chico era muy inquieto y por ahí esa necesidad de expresarme empezó desde el teatro, de coreos, y en un momento se encauzó.

Entrevista a Kndelah

Entrevista a Kndelah

Encontraste ese camino por donde ibas a ir

Sí, mi vieja me sacó del colegio al que iba y me puso un colegio artístico. Fue como muy corta. Vio, que había un matiz ahí como familia muy progre, entonces me impulsaron mucho elles.

¿Una familia de artistes?

No, nadie de mi familia es artista, salvo mi hermano, uno de mis hermanos, mi mamá es médica, nada que ver, mi papá era obrero, pero ella vio ese potencial, me llevó a un colegio y ahí empecé el teatro desde los ocho años hasta los diecisiete.

Hay algo muy interesante que nosotros vemos y es esto de la estética pop sudaca. Cuando tú tocas esa frase ¿a qué te refieres? ¿Adónde va ese…adónde caminas esa frase? ¿De dónde la sacas?

Bueno, la estética pop sudaca, digamos, la introduje. Hay mucha gente que habla de eso ya. Yo parto de ese concepto tomado de Marcos López, que es un gran fotógrafo argentino, que él básicamente plantea que hay un pop que es el pop mal hecho, el pop del tercer mundo, lo que sería el Che Guevara, el Gauchito Gil, Perón, ese argento kitsch, esa estética que tenemos nosotros de los colores fuertes del Rivette porteño, del tango, el choripán.

Todo eso es parte de esa estética que él la desarrolla en su fotografía y en sus cuadros, porque también es pintor. Yo parto de ahí ese concepto y lo relaciono con esto de las obras del rico, de este pop mal hecho, porque de alguna manera es el pop del pobre, digamos, y algo de eso yo tomo en mi último video, digamos, de ese concepto, y me inspiro también visualmente en Marco López para crear una obra audiovisual.

Y esto, esto que tú quieres es muy político y ahí tú me dirás, la música y el cuerpo son herramientas absolutamente fonéticas y van de la mano de esto de la  estética post sudaca’

Sí, yo no sé si es muy político de entrada, digamos. No sé si la música, o sea, yo no quisiera reducir la música a algo político. Creo que la música es tan hermosa y no puede ser reducida meramente a algo político. Y creo que el arte en general no puede ser reducido solo a lo político. Después, sí creo que dependiendo cada artista. En mi caso, sí mis letras tienen alguna, algún contenido que se vuelve político por la forma en que está enunciada o por la búsqueda estética o por mi misma persona, o sea, el hecho de ya tener el rostro que tengo, ser una persona marrón, una artista gorde, no binarie, del interior… Digamos, yo creo que en ese sentido el cuerpo sí político, porque el cuerpo habla, al cuerpo de un artista, cuando se para en un escenario, está hablando.

Es un lenguaje…

Es un lenguaje, exactamente. Yo vuelvo a lo mismo. Yo no busco reducir la música a lo político, no busco que mi música tenga un contenido político. Escribo de lo que me nace y necesito. Lamentablemente, o sea, lo que está pasando me atraviesa. Entonces tengo que escribir de lo que me pasa porque es lo que me sensibiliza, digamos. Lo que está pasando en el mundo y entonces ahí sí se vuelve político.

Bien, se volvió transversal tu carrera.

¿Transversal en qué sentido?

Que todo creación, todo esto que enuncias, cruza todas sus letras, tus shows. Todo lo que es el mundo de tu música. 

Sí, sí, porque, por ejemplo, o sea, no sé si me voy de las ramas, pero yo soy una persona no binarie LGBTQ y mi música tiene un sonido que está inspirado en mucha música LGBTQ, tanto en lo que fue, no sé, Federico Moura, por ejemplo, lo que fue en su momento sin ser LGTBI fue un ícono Miranda, Babasónicos. Podemos nombrar un montón en Argentina y en Latinoamérica. Yo hablo de Argentina por ahí porque me voy más a esa tradición. Entonces, de alguna manera toda esa estética y esa música LGTBI a mí me inspiró. Y las maricas, porque yo me considero una marica más, siempre hicimos música para el baile y el baile está asociado al cuerpo y el cuerpo está asociado a la noche y está asociado la libertad. Entonces mi música es para que bailen y para que los cuerpos se liberen. Y si eso es político, entonces sí, es política.

Ok, en eso que tú dices hablabas de un cine marica que te influyó. ¿Cuál fue ese género del que tomaste herramientos erramientas, elementos para tu influencia?

Y, en mi casa se veía mucho cine, así que había algo de eso que yo mamé desde muy chico, porque uno de mis hermanos se dedica a eso, al audiovisual, y lo primero que me llegó fue Almodóvar. A los 12, 11 años, me acuerdo que vi ‘La mala educación’. Imaginate, a los 12 años ves eso. Almodóvar fue la puerta de entrada. Después Xavier Dolan… no necesariamente todo es cine gay, pero sí tiene una estética que es friki, que es diciente, que rompe con la normalidad. Y después llevándolo más acá también el videoclip. MTV, Much Music, me influyó muchísimo, aunque no sea cine estrictamente. Toda la estética del videoclip que se desarrolla en Latinoamérica, que casualmente soy fanático de los Illya Kuryaki o de lo que incluso Terciopelados, por ejemplo. Bueno, para mí esas bandas son las que a mí me influyeron visualmente.

 

Fuente: Manifiesto Surrealista – André Breton – 1924 Portada: versión de Le Viol – óleo sobre tela, 1934 – René Magritte, MoMa, NY

 

 

A mí me parece muy interesante algo que observé en en tus redes y es eso de ser surrealistas para sobrellevar una foto. Y me pareció que te tenía que preguntar eso. ¿Adónde va eso de ser subrealistas para sobrellevar ese enojo? Además me parece absolutamente bella esa frase no futuro, porque hay días que uno amanece muy trágico y no ve futuro, pero hay días que puede que sí se vea. Entonces yo quiero saber porque vos tomaste y lo expresaste en tus redes y lo hiciste parte de tu arte.

Es una gran pregunta. El surrealismo. Bueno, voy a partir de atrás porque me tengo que ir atrás para explicar. Yo creo que la realidad que vivimos es muy hostil, más en este contexto. Estamos en un momento apocalíptico, digamos, en un momento en donde no sabemos cómo va a salir la humanidad y eso nos atraviesa a todos, creo. Y en mi caso también por distintas cosas que me pasaron en la vida, por haber tenido una vida muy complicada, con muchas adversidades desde muy chico, mi único refugio de niñe para sobrevivir fue la fantasía, siempre. O sea, si yo no hubiese imaginado en mi pieza otros mundos, no hubiese sobrevivido, no hubiese llegado a la edad que tengo. Y lo digo así, puede sonar trágico y creo que es la historia de mucha disidencias. La mayoría de las disidencias nos inventamos una fantasía para poder sobrevivir a la hostilidad del mundo. Y es en esa fantasía en donde somos, en donde podamos ser. Porque en el mundo no podemos ser. Y cuando fui creciendo me llega el surrealismo. Me llega un libro que a mí me cambió mucho la forma estética que es Manifiesto de surrealismo, André Breton, y me llega todo lo que es ese movimiento, digamos, con su expresión más estética. Y a partir de ahí me agarro, me agarro de ese manifiesto que plantea que “la imaginación da poder”. Ellos dicen que la imaginación de poder, que soñemos, los sueños por encima de la realidad y todo eso que plantean. Me aferré a eso y el primer corte de mi disco se llama Surreal porque es de alguna manera un homenaje a eso, a Breton, a los cuadros de Madrid, a toda esa fantasía, ese surrealismo que que de alguna manera me permitió a mí pensar en en.En otras cosas, en más allá de lo tangible, digamos.

Te interrumpo porque me parecen muy interesante. En ese primer corte de tu disco está ese mundo acuático apocalíptico que en homenaje a las bossa, el surrealismo trash, todo lo que estás diciendo, esa creación de otro mundo que genere nuevas posibilidades para hacer, ¿verdad? Eso me parece muy interesante. Ahora yo quisiera que me dieras tu concepto sobre el arte por los espacios artísticos autogestivos que me parece que cada vez son más copados por las comunidades LGBTIQ+, por personas marrones, personas marrones. ¿Crees que eso genera un cambio de paradigma de consumo del arte, encontrar esas personas diferentes en este mundo hostil?

Yo creo que por un lado, a partir de todas las denuncias que se hicieron en su momento de los abusadores que hubo en el rock y todo, hubo un cambio, incluso hasta generacional en la música. Y ahí empezaron a avanzar las mujeres, las disidencias, las personas marrón. Siento que todavía hay mucho por hacer, que no es todo lo mismo, incluso polémico lo que voy a decir, pero siento que hoy las mujeres sí han ganado un terreno. Tienen, por ejemplo, cupos en la música, pero todavía la disidencias seguimos atrás y sobre todo las personas trans y no binarias, y siento que si bien lo que está pasando a nivel independiente y de a poco la disidencias vamos entrando a otros lugares que no son tan under va generando cambios, lo que está pasando es que el mainstream se está coptando de los discursos disidentes y hay artistas que son mainstream, que no son parte de la comunidad que levantan ese discurso, pero los artistas que son de la comunidad todavía no llegan al mainstream. El discurso llega, pero emitido por otras personas. Incluso se vio en la marcha este año de orgullos. En el escenario principal estaba  Cazzu y estuvo también Lali Espósito. Está buenísimo que esas artistas apoyen al colectivo, pero también estaría buenísimo que haya artistas del colectivo en ese escenario, tengan la oportunidad, que por supuesto que hubo, pero digo ojalá haya más.

Claramente el mainstream empezó a resistir, ¿no? Pero los espacios se están copando de a poco.

En Brasil, por ejemplo, hay un mainstream LGTBI; en Colombia, incluso Mabiland, una rapera que ha logrado incluirse y es una de las artistas más referentes hoy.

En tu producción musical, y desde que estás en los encuentros acá en Buenos Aires, ¿ser no binarie siempre ha sido parte de tu identidad artística cuando te presentan?

Y en realidad fue paso a paso. Primero me encontré con el feminismo y todo es paralelo. Es muy interesante lo que preguntas, porque yo en el 2017 empiezo a tocar más en vivo. La música llega antes, pero ahí cuando empieza más real y paralelamente ese año también hay una lucha feminista, empieza la lucha por el aborto legal y todo eso. Entonces, en mi caso a mí me atravesó primero como persona feminista, ¿no? Y en ese momento tenía un dúo, yo, que se llamaba Resacades, que era un dúo de rap trans feminista, que cantábamos por el aborto, que tuvimos incluso en el Congreso haciendo festivales, apoyando la lucha. Después del feminismo fui al transfeminismo. Cuando me llega Paul Preciado, me llega todo ese cuestionamiento sexo-género, me atraviesa ese paradigma y evidentemente ahí también, hace tres años más o menos, empiezo a darme cuenta de que me autopercibía no binarie, de que no me sentía mujer. Y empieza todo un camino que sigo desandando, de deconstrucción y de darme cuenta de mi identidad mirando para atrás e inevitablemente, como fue tan fuerte ese proceso para mí, mi música se contagió de eso. Hoy en día incluso decido cantar en neutro en muchas letras, en otras no, juego con eso. Me gusta jugar.

Y eso es algo que hace el surrealismo, ¿no? A mí me parece que puede llegar a ser parte.

De cómo una cosa se transforma en otra y si la volvés a mirar es otra cosa. Algo de eso hay.

Y es como la vida misma, que es dinámica y se transforma. Es lo que el mainstream y el sistema se niega a captar porque el producto ya lo captó, pero no lo acepta, ¿no?

Y cuesta porque hay una idea de también encasillar la música, ¿no? Yo pienso, si ya nos estamos cuestionando los géneros hombre/mujer, ¿por qué no nos cuestionamos los géneros en la música, ¿no? O sea, siento que se están cuestionando, pero todavía tenemos esta cosa de “esto es urbano”. Mi lucha también es bueno, rompamos eso también en la música, empecemos a contaminarnos en arte. El sistema dividió al arte, pero uno como artista, o por lo menos yo, quiero ir hacia un arte total, un cruce entre artistas, entre disciplinas.

Estamos en Argentina y acá me parece que es muy interesante pensar también las migraciones. ¿Tú tienes, eres parte, de un conjunto, una organización, de artistes donde hacen parte personas migrantes que además se puedan identificar como no binaries o marrones, pero que sea algo en relación a la migración?

No, no, yo la verdad que no, no formo parte de ningún grupo. En su momento fui militante durante muchos años, pero bueno, me alejé de la militancia, decidí hacerlo a través del arte. Pero sí estoy en una red, porque somos muchos artistas, no binaries, trans, travestis, maricas, que estamos conectados y que estamos generando eso. Hacemos un show con este y un tema con otro y este colabora en mi disco y yo lo voy a ver y este me va a ver. Estamos generando una, lo que yo llamo, una escena alternativa LGBTQ y me siento parte y me siento súper acompañada por la escena. Y también eso creo que me da mucha fuerza para encaminar un proyecto porque siento que si no tuviera otros artistas que están también a la par buscando eso, sería mucho más hostil todo.

Por supuesto. Cantante de rap, actor, actriz, compositor. Candela, te agradecemos muchísimo por todo este espacio, esta charla tan interesante, estos minutos y darnos también claridad sobre muchos temas. Creo que diariamente uno está rompiendo esos moldes que el sistema ha construido socialmente. Así que te agradecemos un montón.

Gracias a ustedes, porque siempre yo creo que los espacios de visibilidad para nosotres como artistas marrones y disidentes son complicados, ya es difícil acceder, así que cada instancia de uno tiene, por lo menos en mi caso, se agradece muchísimo.

Y también quería decir que la gente que esté viendo que me pueden buscar como KNDELAH, que salió  un video hace poco que se llama Surreal, en el que trabajaron más de 15 artistas, bueno, muchos meses de trabajo en eso y que ahora se viene en el 2023 mi primer disco autogestivo.

 

Mira el entrevista de youtube aca


Categorías:
Cultura

Todos los comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *