97
Views

El ritual de acondicionar el ambiente para la inmersión sensorial que una buena película de terror genera es para una minoría. ¿Dónde está su atractivo?. ¿Por qué algunas personas padecen más que otras el terror?. ¿Existe una película que nos genere lo mismo a todos?. Bueno, la ciencia del terror, al igual que nosotros, se ha estado haciendo la misma pregunta y se puso a investigar, logrando, con la ayuda de un grupo de voluntarios, medir el ritmo cardíaco que las películas más icónicas en el género producen. ¿El resultado? El nombre de la película más escalofriante de todos los tiempos. Pero antes de contarte cuál es, vamos a repasar algunas cosas de este fascinante estudio.

¿Qué tienen en común el payaso de “IT” y los animales asesinos al estar solos, perdidos y aterrados en un bosque desconocido? Nada más y nada menos que la ciencia.

 

Las neuronas del terror

Las ciencias psicológicas y neurológicas explican que cuando tu mente siente que está en peligro, esta activa una respuesta de huida o confrontación; tus pupilas se dilatan, aumenta la frecuencia cardíaca y una espesa capa de sudor frío desciende de la nuca hasta la espina dorsal. Son señales que tu mente envía al cuerpo de manera instintiva ante una situación de peligro. Ahora, de forma voluntaria, podemos generar el mismo pico de adrenalina con una película en el confort de nuestro hogar.

Veamos un ejemplo: imagínate sentado esperando un pedido en tu pizzería amiga, en un local vacío salvo por el cajero, el mesero y tú. En una mesa opuesta a la tuya, a menos de dos metros de distancia, te das cuenta de que no estás tan solo como pensabas: un hombre disfrazado de empanada, del que no te habías percatado, te mira fijamente sin emitir palabra y, de manera repentina, intenta atacarte. ¿Cómo reaccionarías? Seguramente estarías aterrorizado. ¿Pero si estuvieras mirándolo en línea, generaría el mismo efecto? Es aquí cuando aparece “The Safety Net” o el espacio seguro. Un lugar infinito donde sentir miedo es reconfortante, aunque el escenario sea terrorífico, porque te sientes resguardado en una celda ficticia llamada realidad.

Estas mismas emociones son las que puede ofrecerte una casa de terror o nadar con tiburones. Actualmente, para los interesados, existen ofertas de aventuras extremas de hasta 8 horas, como “Heretic” o “Blackout”, de las cuales se pueden deducir experiencias muchas veces cuestionables.

 

 

Volviendo a nuestro tema, cada año un grupo de simpáticos sujetos de “The Science of Scare” se reúne con el fin de seleccionar una lista de las películas más escalofriantes ante un panel de 250 personas, junto a monitores de frecuencia cardíaca durante la duración de cada película. Analizan el impacto promedio que tenían las preseleccionadas en el ritmo cardíaco (medido en latidos por minuto) de la audiencia, en comparación con el ritmo cardíaco promedio en reposo del tamaño de muestra total (64 latidos por minuto).

Para evitar la fatiga que esto puede producir, las películas se proyectan en distintos meses a lo largo del año y publican sus resultados en octubre. Este es su cuarto año consecutivo.

Ahora bien, ¿qué variables tienen en cuenta? Ya que no es lo mismo una película de terror con una narrativa psicológica lenta que una de puro trash. Pues bien, después de mediar con la audiencia, decidieron crear algo llamado “Puntaje Ciencia del Terror”, una combinación del ritmo cardíaco (medido en latidos por minuto, BPM).

Cuanto más alto sea el número, más rápido late el corazón de la audiencia durante la película, siendo un indicador de emoción y miedo como parte de su instinto de lucha o huida. Y por otro lado, la variabilidad del ritmo cardíaco (HRV), que mide el tiempo entre cada latido del corazón. Cuanto menor sea la variabilidad del ritmo cardíaco, más estresada se siente la audiencia, lo que es un buen indicador de miedo y angustia.

Luego de recopilar el aumento promedio del ritmo cardíaco y la disminución de la variabilidad del mismo, combinaron ambos puntajes para crear un “Puntaje Ciencia del Terror”, en una escala de 100. Para hacer una comparación, “Shrek” tiene un “Puntaje de Susto” de 3 sobre 100.

 

La película más aterradora de todos los tiempos

Según las estadísticas obtenidas por “The Science of Scare”, la película elegida por su frecuencia cardíaca es “Sinister” (2012), dirigida y guionada por Scott Derrickson, responsable de la producción de otras películas destacadas como “Doctor Strange: El Universo de la Locura” (2012) o “The Black Phone” (2021). Protagonizada por el genio Ethan Hawke, cuenta la historia de un escritor, Ellison Oswalt, que, tras mudarse de estado con su familia a una casa nueva, encuentra en el altillo una caja de videos que sugiere que el asesino al que está investigando para su nuevo libro es una serie cuyo trabajo se remonta a los años 60. ¡Una joyita!

La audiencia, al ver esta película, experimentó un aumento del 34% en el ritmo cardíaco, pasando de 64 latidos por minuto (bpm) a 86 bpm a lo largo del film, con el momento más aterrador de la película haciendo que los corazones latieran a 131 bpm. La variabilidad del ritmo cardíaco (HRV) disminuyó un 21% entre los espectadores, la segunda más baja de todas las películas de la lista, lo que indica un equilibrio perfecto entre momentos impactantes y un miedo gradual. ¡Impresionante!

 

Categorías:
Cultura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *