107
Views

 

Imagen ilustrativa de DEVAS

Publicado originalmente  en So, Be It! , un blog sobre Permacultura, animales, cultivo de plantas y filosofía cuántica.


Por Helena-Sophia Exel.

Hubo algunas noticias interesantes hoy. La primera, con respecto al hecho de que se perdieron aproximadamente 58 mil millones de toneladas métricas de suelo en el Medio Oeste de los Estados Unidos desde la llegada de la agricultura. Otra, relacionada con el precio actual de la gasolina y cómo remediar ese problema manejando más despacio, entre una lista de recomendaciones, como los domingos sin auto.

No hay nada malo con los domingos sin autos, ¿no? ¡Así tendrás más tiempo para dedicarlo a tu próspero proyecto de permacultura! Lejos de ser gracioso, por supuesto que hay méritos reales en dedicar más tiempo y esfuerzos a proyectos de permacultura en cualquier escala. De esto quiero hablarte hoy: comenzar tu proyecto de Permacultura consciente.

Es más que evidente que podés comenzar con algo muy pequeño, de manera diminuta, para luego continuar. Recientemente, comenté en un blog que la acción más significante que cualquier ser puede realizar hoy es cultivar una planta. Cualquier Planta. Solo una. Este es el momento. Es fin de semana y deberían existir Mercados de Agricultores en tu área. Este es el lugar perfecto para obtener algunas semillas. Como solo necesita UNA semilla, solo necesitás UNA maceta y el sustrato para llenarla. Y bien puede ser una semilla de flor que estés plantando ahora. El punto principal en este momento es dar a luz a la planta.

Hay muchas maneras de dar a luz a una planta, aunque el uso de la semilla es la más común. Más adelante, cuando las cosas estén creciendo bien, veremos otras formas.

 

Banner de SUNDAY CAR FREE. Fuente: Google

Empezar a cultivar una planta es muy fácil. Sobre todo porque en el hemisferio norte es primavera . Pero dar a luz una planta a menudo se hace mejor en el interior, donde es agradable y cálido, como en la cocina, en el marco de la ventana, sobre todo porque son unos días más y será primavera oficialmente. Mucha gente ha comenzado a cuidar sus jardines. Siempre hay algo que hacer en el jardín. Los domingos sin automóviles ayudarán en los esfuerzos para mantener el jardín en forma y saludable. Incluso si estás ocupado en el jardín, cuidando el bioma del suelo, la planta que se supone que debes cultivar tiene un significado muy especial y un propósito muy especial. Podrías tener un vivero en marcha y todavía te pediría este favor de dar a luz una planta. Es la parte del nacimiento la que es tan importante. Ser la comadre para una planta en este momento.

Todo el sustento comienza con una planta

Sin embargo, tu primera planta, o la que estés plantando ahora, puede servir a un propósito que quizás nunca hayas considerado antes, o al que no hayas considerado seriamente: “Consciencia Vegetal”. Hay personas que argumentan que, si no puedes conducir un automóvil, no eres consciente. Qué equivocados están. Yo doy fe de que es al revés y te lo voy a probar. En realidad, la planta te lo demostrará.

Seguramente has oído hablar de la idea de que algunas personas tienen “pulgares verdes”. Mi abuela tenía dos de ellos. Pero, ¿qué hay realmente detrás del hecho de que a algunas personas les va muy bien con las plantas? ¿Qué los distingue de aquellos que parecen no poder mantener viva una? La respuesta puede sorprenderte, si aún no lo sabes: es la conexión con la conciencia de la planta.

Cuando visité Findhorn a mediados de los años ochenta, estaba cumpliendo un sueño: descubrir por qué Eileen y Peter Caddy, con la cooperación de Dorothy McLean, tuvo un éxito tan tremendo en el cultivo de plantas. Una cosa es leer sobre ello y otra experimentarlo. En todos los asuntos mundiales actuales es posible que no puedas viajar a Findhorn, pero te recomiendo que leas al respecto. Las conferencias no solo son muy entretenidas, sino mucho más reveladoras de lo que constituye un cultivo de plantas amoroso y afectuoso.

Dorothy McLean había escrito un libro sobre “Devas”, los seres elementales de las plantas. Cada Planta tiene su propio deva, al igual que cada ser humano tiene su huella dactilar única. Los devas de una especie de planta son similares, pero individuales como los humanos. O incluso más. Los devas son el modelo no físico detrás de cualquier planta. Están presentes desde la semilla hasta la planta completamente desarrollada, desde el nacimiento hasta la muerte. Aunque “muerte” tiene un significado diferente entre las plantas. Más sobre eso se discutirá cuando hablemos del “compost”.

 

Tapa del libro ‘DEVAS’ de Dorothy McLean

Hay dos caminos paralelos que conducen a un “pulgar verde”. Una es prestando la máxima atención a lo que hace la planta, la otra, conectándose con ella en un nivel de conciencia. Sí, las personas con pulgar verde hablan con ellas. Mi abuela también les cantaba. Y trataba a cada una de forma única.

Existe una literatura muy perspicaz del Maestro Eckhart, filósofo medieval, sobre “Este y Aquel Ser de una Rosa”. Definitivamente, muy adelantado a su tiempo, por lo que casi lo queman en la hoguera. Descubrió los dos estados del ser: ser una rosa y ser esa rosa. Aquellos con un pulgar verde parecen tener esa comprensión incorporada de forma natural. Cuando atienden a sus plantas, atienden a cada una como si fuera esa planta (y la planta reconoce la diferencia inmediatamente).

Por lo tanto, podrías entender que una manera de cuidarlas consiste en las reacciones de la planta a tus acciones, y la otra, en la que tú cuidas de tus plantas, partiendo del punto de que tienen una conciencia, incluso sin haber oído hablar del término “deva” y sabiendo que hay “algo” con lo que podés conectarte, comunicarte, que va mucho más allá de la materia vegetativa.

Imaginá ambos caminos unidos por un solo amor por las plantas. Eso es lo que Findhorn me mostró. Tampoco es una coincidencia que Findhorn se convirtiera no solo en un centro espiritual, sino que se convirtiera en una red de centros espirituales en todo el mundo. Para mí, es la conciencia de la planta la que ayudó a este desarrollo desde el principio. Y es aquí donde vuelvo a mi deseo de que hagas nacer una planta. A esa planta. Conectándose con su deva, comunicándose con él. Prestando máxima atención a cómo reacciona a tu ternura, amor y cuidado.

 

Ahora vuelvo al concepto inicial de que tengas tu sustrato en tu mente cuando des a luz a tu primera o próxima planta, y me gustaría que incorpores, si es que aún no lo estás haciendo, el aspecto de las plantas teniendo un deva, conscientes de tu atención a ella.

Tendrás aliados más poderosos en las plantas que se reconocen como seres individuales. No existen las coincidencias, ¿no? No existe un mejor ejemplo de este hecho que observar todos los premios que la comunidad de Findhorn ganó año tras año durante décadas en la Exposición Real de Jardinería y Agricultores (son mis palabras, pero podés buscar eso: hay una competencia entre jardineros y agricultores en el Reino Unido cada año). Sin el uso de fertilizantes artificiales, pesticidas o herbicidas. Sin nada más que la profunda conexión con la conciencia de las plantas. ¿Puedes sentir lo bien que habrás colocado tu sustrato, tu sustrato en devas, las hojas, ramas y troncos de nuestros amados parientes? Al igual que hay plantas tropicales que crecen en Findhorn, – donde de otra manera no podrían  (aunque hay una burbuja climática sobre la bahía de Findhorn y eso es el  por qué ahora…), si no fuera por el amoroso cuidado que se les brinda-.

Por muchas razones y experiencias personales, hace tiempo que llegué a la conclusión de que los animales y las plantas (¡y tal vez incluso la lava!) son los únicos seres que devuelven tu amor de la misma manera. Amar a tus plantas las hará crecer con alegría, más rápido, más altas y te bendecirán con cosechas más grandes de lo que podrías imaginar, incluso en áreas donde generalmente no crecen en absoluto. Pero lo harán, por vos.

Y en lo que respecta a los 58 mil millones de toneladas métricas de suelo superior perdidos desde que comenzó la agricultura en el Medio Oeste (¡solo en el Medio Oeste!), debe señalarse que la industria ‘farmacéutica’ comparte la mayor parte de esta pérdida. La “industria farma-agricultora”  es un cáncer para el bioma del suelo y debe detenerse de inmediato. Tal vez este sea nuestro momento, cuando debido a las sanciones ilegales  quiebran la columna vertebral de la industria farma-agricultora. Los altos precios de los combustibles y la escasez de fertilizantes y productos químicos acabarán con los monocultivos insostenibles. Todas las personas en la tierra pueden ser alimentadas fácilmente por granjas familiares que se dedican a la Permacultura. Que no traten a sus plantas como medios inconscientes para un fin, sino como amigas, compañeras y parientes.

Con la Permacultura/Permacultura vertical son absolutamente posibles ganancias de más de $100,000.00 por acre/por año. Siempre que se adhiera a los principios de la cultura vegetal orgánica y las “cooperativas” de plantas: la cooperación de las plantas.

Helena-Sophia Exel es una escritora, bloguera, fotógrafa amante de las plantas, los animales, los volcanes  y administradora del medio independiente alemán, The OffGuardian.

 


¡Hola! Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Muta, medio independiente hecho en Argentina y Uruguay, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría e importancia de saber que estás del otro lado.

 

 

Categorías:
Ecosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *