105
Views

Septiembre del 2020 pandemia y hacedores alrededor del mundo se continúan preguntando cuales son los límites entre las farmacéuticas y la ciencia, pero hasta la fecha un hecho es irrefutable: ciencia y ética nunca van de la mano.
Ejemplos abundan, sea en Guatemala donde 150.000 presos fueron infectados deliberadamente con sífilis en cuarteles estadounidenses entre los años 1946 y 1948 ‘ …

Para estudiar en humanos el desarrollo de las infecciones de transmisión sexual y evaluar la capacidad de prevención de la penicilina…’ a través de trabajadoras sexuales o directamente en rangos militares menores o el experimento Tuskegee, en Alabama donde centenares de hombres afroamericanos con sífilis fueron observados, estudiados y engañados con falta de información respecto a los tratamientos para su enfermedad con la única finalidad de continuar siendo estudiados aun a coste de su salud.

 

Si continuásemos escarbando desde Illinois hasta Alemania los experimentos en nombre de la ciencia llenarían cartón. Pero no es nuestro propósito ahondar en hechos históricos, sino mas bien preguntarnos ¿Hemos aprendido algo de esto? ¿Cuáles son los protocolos que se llevan a cabo para evaluar experimentos para tratamientos en la actualidad? ¿Dónde se realizan, Quienes son los nuevos voluntarios?

En esta topic se adentró Jill A. Fisher una profesora asociada en Medicina y Bioética de la Universidad de North Carolina en Chapel Hill y su investigación revelo datos alarmantes.
Con el propósito de reunir información sobre como las farmacéuticas realizan pruebas en pacientes voluntarios, decidió recorrer clínicas en los Estados Unidos de punta a punta por dos años entrevistando a 238 voluntarios.
El resultado arrojo conclusiones concretas, los voluntarios no solo participan por claras falencias económicas y sociales sino que su mayoría pertenecen a minorías afrodescendientes y latinas que reciben $5175 como único beneficio por participar durante meses en las pruebas.
Esta investigación de libre acceso puede ser obtenida en su libro Adverse Events Race, Inequality, and the Testing of New Pharmaceuticals donde no solo se revela como las desigualdades educativas sociales sumado a las inequidades raciales validan sin alarma los sistemas de pruebas actuales en la industria farmacéutica

 


 

¡Hola! Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Muta, medio independiente hecho en Argentina y Uruguay, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría e importancia de saber que estás del otro lado.

Categorías:
Ecosofía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *