397
Views

Venimos con algo más liviano para esta velada, puesto que las publicaciones pasadas me han dejado revolcado de tanta maraña de información. Para esta ocasión, una no tan novedad que casi no requiere introducción, pues se trata de un proyecto artístico que amalgama dos franquicias famosísimas, y si a esta altura de su vida no sabe quienes son Los Simpsons, bueno, vaya a Youtube… ya con Akira… no voy a dejarle de manera tan desolada, así que para usted, una introducción para contextualizar y luego deconstruir.

Si bien se estrenó en el ‘88, Akira fue una de las películas animadas más influyentes de los ‘90 y la obra de Katsushiro Otomo es uno de los pilares del fandom mundial. Para quienes estamos en el camino de los nerds y nos adentramos un poco más a la fosa, decir que “el manga está mejor” es casi un sobre-entendimiento; basta con decir que la película abarca tal vez el 30-40% de la historia original, sin perder su genialidad.

La historia, a grandes rasgos es la siguiente: Treinta y ocho años después de la tercera guerra mundial,  que llevaría a la destrucción de Springfield en 1992, un Bart Simpson rebelde y desafiante a la autoridad se encontraría junto a su pandilla de motoqueros a un niño con apariencia de anciano conocido como “número 26” recorriendo las calles de Neo-Springfield. Éste encuentro lo llevará al centro de un conflicto entre diferentes fuerzas estatales, religiosas y demás que se encuentran en la búsqueda de una fuerza temida y reverenciada, algo o alguien conocido como… “Ralph”.

Todo comenzó cuando Ryan Humphrey hizo unos dibujos simples pero bonitos de los Simpsons actuando escenas de Akira y los subió al internet, a lo que James Harvey -otro artista de cómics- tiró la idea: “che,¿ y si rehacemos toda la obra de Otomo con artistas independientes alrededor del mundo?”. Esto requeriría que se sumen al menos 400 artistas y realicen 5 páginas cada uno. Al final fueron 768.

 

 

FOTO 1Imagen descargada de la página oficial del proyecto

 

 

Cualquiera puede formar parte del proyecto, ya que enviando un mail –data en la página oficial– te incluyen en su página de Tumblr y si querias formar parte del manga, luego de un previo escrutinio podías quedar seleccionado.

Acerca del copyright nadie tiró la bronca por ahora, pero sus impulsores fueron muy claros: Esto es por amor a las obras originales, y si se hace algo de dinero irá a parar a obras de caridad. Además así se ahorran el temita de “estar haciendo una moneda con la obra de otros”.

No hay copias físicas (salvo que alguien haya hecho su propia impresión casera), aunque si hay dos Artbooks compilatorios; uno agotadísimo desde que salió y otro que aún se puede conseguir por Amazon y está 105 dólares. Además el proyecto fue exhibido en exposiciones artísticas.

Lo hermoso, si le interesa, es que está disponible para leer ENTERO online, los 6 tomos. Una obra de artistas de todo el mundo, totalmente gratis para su disfrute. Entenderá que para este viejo estereotipo italiano, que además es un fanático, ver a Bart conduciendo la moto de Kaneda, a Milhouse consumiendo drogas, a Krusty siendo jefe de pandilla y tantas cosas mas le produce una alegría estética inmensa.

Si, así de corto. Esta vez no divagamos sobre cuestiones políticas ni cuestionamos el futuro de la tecnología ni nada de eso. En su lugar, preferí acercarles una palmada buena onda y una demostración de que si el proyecto se organiza bien y la gente se copa, se pueden lograr cosas geniales.

 

 

FOTO 3Imagen descargada de la página oficial del proyecto

 

Ø

 

Links de interés:

 

 


¡Hola! Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Muta, medio independiente hecho en Argentina y Uruguay, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría e importancia de saber que estás del otro lado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *