103
Views

Foto por Pato Lepunk Oisses. @patriciografiaFoto por Pato Lepunk Oisses. @patriciografia

 

Este pasado 11 de marzo se acaba de realizar el cambio de gobierno en Chile, en donde, un por el suelo Sebastian Piñera deja la primera magistratura del país con un legado de violaciones sistemáticas a los DDHH y la peor aprobación que haya tenido en la historia algún Presidente. Se comenta, inclusive entre gente de derecha, que fue el peor Jefe de Estado de la historia republicana.

Por su parte, asume Gabriel Boric Font y su pacto de APRUEBO DIGNIDAD que incluye al Partido Comunista de Chile y al Frente Amplio conformado por diversas organizaciones de izquierda siendo el Presidente más joven en el mundo (36 años).

¿Cómo llegó un ex dirigente estudiantil del extremo sur de Chile a ser Presidente?

Boric salió a la luz en el año 2011 asumiendo la Presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (imponiéndose a su hoy ministra, la comunista Camila Vallejo) cuando las movilizaciones jamás vistas por una educación gratuita, de calidad y sin lucro tenían al mismo Piñera en su primer mandato contra las cuerdas.

Luego de ese período de exposición a nivel nacional, el joven Boric se postula al congreso, en donde es electo en dos ocasiones con la primera mayoría de su región querida, Magallanes. Desde la tribuna que le da el parlamento, junto a su socio de ruta Giorgio Jackson conforman el Frente Amplio, una coalición de distintas sensibilidades de la izquierda cargada sobre todo de un fuerte componente juvenil, de mujeres y socioambiental.

En este marco es cuando Boric toma y asume un liderazgo mediático y político que no había logrado anteriormente. El 15 de noviembre del 2019 se firma el acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución, que por una parte ponía la lápida a la Carta Magna fraudulenta de la dictadura de Pinochet, defendida por 30 años a rajatabla por la derecha y la concertación. Pero por otro lado implementaba medidas represivas y de impunidad para abusadores de DDHH dentro del escenario de la rebelión popular que se vivía en el país.

Su partido, Convergencia Social y la gran mayoría del Frente Amplio decide no firmar ese acuerdo, no así Boric, que lo firma a modo personal y en primera fila sale en la foto.

Desde entonces muchos pensaron, desde las burbujas sociales en que nos movemos, que su carrera política estaba arruinada. Nada más lejano a la realidad. El pueblo de Chile valoró ese acuerdo (nos guste o no) y lo catapultó hoy a ser Presidente.

 

Foto por Pato Lepunk Oisses. @patriciografiaFoto por Pato Lepunk Oisses. @patriciografia

En su primer día, la gente en la Plaza de la Ciudadanía gritaba “¡Juicio a Piñera!”, “No más AFP” (Sistema de jubilación privado) y “Libertad a los presos políticos de la rebelión del 2019”.

Desde La Moneda en cambio, fue todo muy líquido y escrito en versos desde la victoria de diciembre. El pueblo tiene esperanzas y anhelos, confía mucho en este período, pero necesita soluciones urgentes.

Por eso sin duda alguna las organizaciones sociales y los pueblos de Chile serán protagonistas en este gobierno, ya sea para defender los avances e iniciativas que beneficien a las grandes mayorías o para pasarle la cuenta a una coalición que sembró esperanzas pero que no cumplió y se rindió ante los poderes fácticos y formales existentes.

La decisión es de Boric y las y los suyos.


Colaboración de Fernando Bermello. Podés leer otra de sus notas haciendo click acá y acá. Sus redes sociales de Instagram y Twitter para que puedas seguir sus opiniones.


¡Hola! Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Muta, medio independiente hecho en Argentina y Uruguay, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría e importancia de saber que estás del otro lado.

 

Categorías:
Lo Político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *