83
Views

En Colombia empezó la carrera electoral, las campañas al Congreso y las candidaturas para las presidenciales de mayo son el centro del espectro; las jugadas sucias y las tendencias mentirosas, sumado a la agenda que desde los medios se impone, son y serán el pan de cada día.

Claramente estos últimos 4 años han sido de total desidia, de desgobierno y de esa mafia, que como cáncer, se niega a abandonar el poder estatal. Años vergonzosos del títere Duque.

La ultraderecha fascista que se quita la careta y su añoranza en el mantenimiento de las instituciones, coaliciones de derecha disfrazadas con neologismos baratillos que las hacen parecer de centro, extremismos religiosos y su “ideología de género” como lugar común, poco argumentado, pero con mucha verborrea, socialdemócratas pasados de moda, pero igualmente inservibles y un novedoso Pacto Histórico que conjuga las más amplias diversidades de un país con tres cordilleras: mujeres, estudiantes, pueblos indígenas, comunidades afrocolombianas, diversidades, todxs en un gran pacto programático para el cambio. Alternativas para pensar un país distinto.

Como dato de suma importancia: Francia Marquez, lideresa medioambiental, feminista y negra. https://especiales.dinero.com/cuarenta-menores-de-cuarenta/francia-marquez.html

Por supuesto, la cara visible de este entramado por el cambio es Gustavo Petro, actual senador y precandidato presidencial (en las anteriores presidenciales obtuvo 8 millones de votos), enemigo histórico de la ultraderecha por sus múltiples investigaciones sobre la relación de la política y el narcoparamilitarismo enquistado en los tres poderes públicos e instituciones del Estado a nivel nacional, siempre ligado esto al expresidente y ex empleado de Pablo Escobar: Uribe Velez.

Propuestas como el cambio de paradigma de riqueza entendiendo que el crecimiento económico de un país se da por medio del conocimiento, sumado al cambio de concepción respecto a las energías fósiles y su impacto negativo en la tierra y los territorios. Entender que es el agro, el desarrollo tecnológico e incluso el turismo, sectores que se convierten en clave desde la perspectiva del momento histórico actual. Una política industrial (en un país altamente manufacturero), y la tan requerida renovación agraria (85% de la tierra pertenece al 5% de la población).

La economía fósil no puede seguir siendo el eje, está en crisis.

Por otro lado, la educación gratuita, no arancelada, universal y de calidad. La salud como derecho universal e inalienable, se convierten, no sólo en propuestas, son una obligación de un Estado ausente. Expresamente propuestas del Pacto Histórico.

Ante lo que hoy vive Colombia con los narcos en el poder, sólo un camino nos queda a trabajadorxs, estudiantes, juventudes, comunidades afrocolombianas, diversidades, pueblos indígenas, desempleadxs y exiliadxs por la razón que sea: el cambio, la diferencia y las conciencias libres que lleven por otros caminos un país donde es más importante el presupuesto para las armas que el de los pupitres en las aulas. https://pactohistorico.com/

 


¡Hola! Si llegaste hasta acá y te gusta lo que hacemos en Muta, medio independiente hecho en Argentina y Uruguay, siempre nos podés apoyar desde la plataforma de financiación Cafecito. Con un mínimo aporte nos ayudás no sólo con gastos corrientes, sino también con la alegría e importancia de saber que estás del otro lado.

Categorías:
Lo Político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *