141
Views

El festival de los humos contará en esta ocasión con múltiples espacios donde se realizarán conversatorios, talleres, exhibiciones de cortos, largometrajes y un cierre musical sorpresa. Desde el FICC buscan ‘‘ampliar las perspectivas culturales desde un enfoque social y comprometido hacia la temática del cannabis, a través del audiovisual como herramienta poderosa de transformación social, generador de conciencia, reflexiones y comportamientos’’. En este marco HDLMR habló con Malena Bystrowicz, directora y coordinadora de programación y con Alejo Araujo, director y coordinador general del festival.

 

 

Festival Internacional Cine Canabico

 

El Festival Internacional de Cine Cannábico crece y se potencia cada año.
Empezamos en 2019, a partir de un sueño compartido entre el amor al cine y la militancia en DDHH y en particular en la temática cannábica. Tímidamente realizamos una pequeña muestra de películas con un solo sponsor; ese año en Montevideo eramos solo dos personas gestionando todo.

Al año siguiente, a pesar de la pandemia, se inscribieron películas increíbles, nos acompañaron un montón de marcas, emprendedores, activistas, creció el equipo, nos brindaron espacios de proyección super grosos y el FICC brilló, esa edición en Buenos Aires en febrero 2021 agotó todas las funciones, las mesas redondas encendían debates apasionados y los espectadores nos pedían más cine cannábico.
Nos dimos cuenta que este espacio era necesario, no era solamente un sueño de Alejo y Malena, era un espacio de todes para todes, la comunidad cannábica. Les usuaries necesitamos romper los prejuicios, investigar, informarnos, naturalizar sus usos, sacudirnos la moral prohibicionista y represiva, y para eso la cultura es la clave, o al menos un aporte interesante, así que subimos la apuesta y en este 2022 no sólo volvimos a hacer el FICC en Argentina y Uruguay con casi 30 películas de todas partes del mundo, sino que agregamos categorías de competencia con premios en dinero para incentivar a les directores a producir más y mejores películas cannábicas, incorporamos talleres, espacios de formación, mesas redondas donde cada día se relaciona al cannabis con distintas temáticas y por supuesto muchos momentos de disfrute, no solo de buenísimas películas, algunas muy graciosas y delirantes, otras más serias y con mucha data pero también habrá recitales increibles, fiesta y el día de la entrega de premios cerramos con un concierto del groso de Francisco Bochatón.

Todo es gratis y al aire libre, porque nos interesa cuidarnos y que sea una propuesta popular y accesible para todes. También para lxs que no están en Buenos Aires o no puedan ir presencial está la opción de algunas películas online a través de la plataforma Lumiton.

¿Qué elementos tienen en cuenta para la curaduría del evento?

Los criterios de selección son en primer lugar la calidad artística y cinematográfica de los films, que tienen que tener nivel de un Festival Internacional de Cine, y por supuesto es condición que el cannabis esté presente. Sin embargo somos amplies en ese sentido, puede no ser el tema central. Se busca también un equilibrio y la mayor diversidad posible en cuanto a los puntos de vista, por eso hay tantos países, tantos temas, tantos géneros. Buscamos distintas miradas, experiencias, realidades, posiciones, usos y aristas con respecto al cannabis.

¿Tienen actividades paralelas que acompañan al festival? ¿Cuáles recomiendan?

Si, en el festival tenemos muchas actividades paralelas. Para nosotros es muy importante porque son un punto de encuentro y vinculación con la comunidad cannábica en general, tanto los que exponen cómo el público que acompaña esas charlas y talleres que realizamos. Recomiendo todas obviamente. Este año tuvimos talleres como Mamá Cultiva, un conversatorio sobre Feminismo y cannabis, también una charla taller de Ezequiel Boetti sobre la historia del cannabis en el cine y para más adelante nos quedan tres mesas en el Complejo histórico cultural La Manzana de las Luces y las tres creemos que son muy importantes, por eso este año cambiamos los temas. El año pasado trabajamos con reducción de daños y esta vez los temas que elegimos fueron el REPROCANN, leyes y derechos; un conversatorio con gente de ACCEDA, una asociación civil de San Vicente que como su nombre lo indica ayuda a las personas a acceder a esta herramienta que es el REPROCANN. También vamos a tener gente que es consultora de REPROCANN como el Dr. Marcelo Morante y con suerte nos estará acompañando ese día la diputada Carolina Gaillard que trabajó en el proyecto de ley relacionado con la despenalización de la tenencia y consumo personal del cannabis.

Luego tenemos una mesa sobre cannabis en las universidades públicas. Esto también nos parece un tema importantísimo porque las universidades están extendidas por todo el país y tienen una política de extensión en la comunidad que desde la investigación y la academia son centros de información vital para avanzar hacia el futuro con la implementación e investigación de la planta. Por último tenemos un uso que está empezando a difundirse, el uso veterinario del cannabis, así que tenemos una mesa con los Veterinarios cannábicos Argentinos que también nos parece que va a estar muy buena. Se está utilizando cada vez más en animales de compañía e implica toda una novedad para conocer un poco más.

¿Qué cambios notaron en el público al momento de elegir una película respecto del año pasado? ¿Hay tendencias nuevas?

Lo que notamos es que el público se acercó mucho más. Ya el año pasado habíamos tenido muy buena repercusión de público y este año sigue y nos pone muy contentos. Tenemos una programación muy variada y pensada en las distintas temáticas de uso de cannabis, de activismo cannábico e historias. Hay público que va a ver todo tipo de películas, hay pelis que interpelan más al público como por ejemplo El profe, de Julian Cáneva, que es la historia del profesor Daniel Losa en la Plata o películas específicas como Madre Planta, la historia de las madres que cultivan y su camino para lograr la Ley de cannabis medicinal. Estamos formando a nuestro público, está el que está más involucrado y con más conocimiento pero también tenemos todo un grupo de personas que están empezando a conocer la planta y que necesitan información o tienen mucho desconocimiento y se empiezan a formar a través de eso. La opinión de la gente siempre es ‘‘aprendi un monton con esta película’’ o ‘’la verdad que me sirvió, no conocía este tema’’ por lo que nosotros tratamos a través de las peliculas llevar información nueva, certera y tener un panorama internacional no solo con lo que sucede en nuestra región -que en la programación se le da mucha prioridad- sino también ver conflictos que están reflejados en otras latitudes. A veces tener ese reflejo en el otre esta buenisimo para ver que no estamos solos en la lucha.

El profe. Julian Caneva

De los amplios abordajes que recibieron en el Festival, ¿Cuál es el que les sorprendió?

Recibimos un montonazo de películas con las cuales se hace una primera selección de las pelis que nos llegan para luego pasar a la selección definitiva. Tratamos de ser muy parejos para que se aborden todos los temas y eligiendo la mejor calidad cinematográfica porque queremos acercar un cine de calidad por respeto a nuestro público y para valorar la calidad que tiene el festival para ofrecer.
Encontramos a la planta como protagonista central de la trama o como protagonista a algún activista que lleva adelante su lucha y cuenta su historia de vida o hace uso medicinal de la planta y cuenta su experiencia. En las ficciones a veces hay un uso normalizado donde se muestra para retratar una característica más del personaje , por lo tanto tenemos diferentes abordajes y en la selección buscamos variedad.

¿Qué podrían recomendar para el público que desea interiorizarse en el tema?

Este año al igual que en la edición pasada las secciones temáticas abarcan los que consideramos son los 3 ejes principales de esta diversidad de miradas sobre el cannabis:
Salud Cannábica, Activismo Cannábico e Historias Cannábicas.
En cada sección hay de todo, documentales, ficción, animación, videoclips, cortos, largos, medios, películas en competencia y fuera de competencia.

Salud Cannábica
En esta sección podemos encontrar desde documentales con historias de vida de personas a las que el uso medicinal del cannabis les cambió la vida, como Mrs Saltzman goes to jail o Jack ‘s Garage, de EEUU y Canadá respectivamente, entre otros de corte más científico que explican las propiedades y efectos de los cannabinoides en nuestro sistema nervioso. El documental argentino Madre Planta, que además de ser un estreno mundial cuenta la lucha de las madres y activistas hasta lograr la ley medicinal en Argentina. También películas de ficción como la greco-macedonia Secret Ingredient que nos trae la historia de un trabajador ferroviario de Europa del Este que no le alcanza el dinero para los medicamentos para paliar el dolor que atraviesa su padre enfermo y empieza casi de casualidad a incursionar en el cannabis como medicina alternativa, lo que desemboca en una historia que conmueve profundamente.

 

 

Historias Cannábicas
Esta sección es para un público más cinéfilo o ideal también para los que se están acercando a la temática ya que son historias, ficciones o documentales, donde por supuesto el cannabis está presente en esas realidades y dispara análisis, reflexiones.
Por ejemplo la película Tóxico o Carmen Vidal mujer detective, dos películas en competencia donde el cannabis no es la temática central pero los personajes fuman marihuana y ese consumo está absolutamente naturalizado, al mismo nivel del consumo de alcohol y harinas en el caso Carmen Vidal y en el caso de Tóxico se habla sutilmente de las bondades del cannabis frente al insomnio o situaciones difíciles y hasta se menciona el autocultivo. O el documental Last Street que muestra desde la perspectiva de los barrios de Jamaica las consecuencias de que el cannabis esté prohibido y sea manejado en el mercado ilegal.

Last Street

 

Activismo Cannábico
Las luchas de las personas y organizaciones por los derechos de lxs usuarixs y cultivadorxs. Un ejemplo emblemático es el documental Dennis: The man who legalize cannabis, que cuenta la historia de Dennis Peron, que luchó en California por el uso del cannabis para personas con HIV.
Algunas películas podrían pertenecer a más de una sección como El profe que cuenta la historia de Daniel Loza que durante años cultivó cannabis con fines medicinales que repartía entre personas que lo necesitaban y se convirtió en un experto al punto de crear una cepa llamada el Quinto elemento que hoy se estudia en todo el mundo por sus propiedades medicinales, el profe. Loza fue perseguido y criminalizado.

Otro criterio que juega fuerte en la selección final de las películas es que priorizamos una perspectiva de género, es decir que sea equilibrada la cantidad de directores varones y mujeres (lamentablemente aún no se han inscripto otros géneros) y que esté representada la región, especialmente Argentina y Uruguay, pero también países hermanos como Chile, Paraguay, Perú, Brasil, México y Colombia.
También buscamos que sean novedosas, hay películas que es difícil encontrar en otro lugar, que nunca se estrenarán en Argentina.

Creemos que uno de los grandes aportes que hacemos desde el FICC es poner a disposición de la gente cultura, arte, cine, donde podemos sacarnos los juicios de valor y moralinas, y sentarnos a disfrutar de una película y entregarnos, empatizar y divertirnos o emocionarnos, y a través de esta práctica placentera como espectadores aportar a naturalizar los usos del cannabis.
El cannabis en el cine como en la vida es parte, está, se usa y eso no es ni bueno ni malo, simplemente es. Y con tanto manto de oscuridad y estigma en la historia prohibicionista de las últimas décadas muchas veces hay desinformación, miedos y muy mala prensa para la planta y sus usuarixs., de a poco se van deconstruyendo esas ideas, y vamos saliendo del closet.

The Man who Legalized the Marihuana

¿Qué avances les agradaría ver en el festival?

El festival, la verdad, crece cada año un montón no solo a lo que ve el público sino hacia adentro de nuestro equipo, se trabaja para que el equipo crezca, mejore; este año sumamos la web, las categorías de premiación, la competencia tanto para cortometrajes como largometrajes, incluimos también el voto del público, en Buenos Aires incluimos el premio al mejor largometraje rioplatense, también se sumaron sponsors que son los que nos ayudan a que se pueda hacer el festival de forma gratuita para todo el público. Eso también nos parece importante para que nadie queda afuera , para que no haya una barrera que le impida a alguien ir a ver y disfrutar tanto de las actividades paralelas como de las películas y eso se lo agradecemos muchísimo a nuestros sponsors porque son los que logran que podamos llevar esto adelante que nos lleva un montón de trabajo, un montón de investigación. Lo que nos gustaría ver para adelante seria mas peliculas cannábicas de calidad, que se produzca cada vez mas cine, llegar a lograr la competencia -varios de los premios son con aportes económicos- también el reconocimiento de valor al trabajo de los/las trabajadores para que sepan que hay un lugar para mostrar ese tipo de cine, que sepan que si quieren encarar ese tema que hay un festival que los puede contener, que pueden llegar a un público que les interesa, y también nos gustaría mayor apoyo estatal, en la Argentina tenemos aún algunas trabas con los apoyos oficiales por el tema el prohibicionismo y ciertos prejuicios que hay, aunque hemos ganado muchos espacios. Estamos en lugares que son museos o municipales como en Vicente López, pero queremos ganar cada vez mayor reconocimiento y que se entienda que es un espacio necesario para la comunidad. Otro proyecto a futuro es rotar por el país para sumar experiencias y llevar herramientas de la cultura cannabica. Desfederalizar sería muy interesante.

¿Es necesaria la ingesta cannábica para disfrutar o entender este material?

Si, no, no sé. Desde el festival no incentivamos el uso de cannabis para nada, la idea es dar información para que el uso sea responsable, para nosotres el uso recreativo lo denominamos uso adulto responsable, es una sustancia como el alcohol o el tabaco, sos un adulto y tenes la información adecuada sobre lo que vas a consumir. Lo mejor es tener información que nos dé herramientas necesarias para llegar a un consumo consciente. Es estar ayudando a un cambio de paradigma.

 

Categorías:
Random

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *